BIENVENID@


Todas las fotos que veas en este blog, han sido tomadas en Alía (Cáceres).
Para ver las fotos en grande, pincha en ellas

lunes, 16 de noviembre de 2015

Ruta a la "Lorera de la Trucha" y al "Charco de la Trucha". Alía (Cáceres)

La Lorera de la Trucha ubicada en la garganta del mismo nombre dentro del término municipal de Alía (Cáceres), está incluida en el catálogo de los árboles singulares de Extremadura a través del Decreto 76/2004. Según la Ley de Conservación de la Naturaleza y Espacios Naturales de Extremadura recibirán la declaración de Árboles Singulares: los ejemplares o agrupaciones concretas de árboles, autóctonos o no, en atención a sus características singulares o destacables que los hacen especialmente representativos, atendiendo a su edad, tamaño, historia o valor cultural, belleza, ubicación u otras características análogas.
En este caso la Lorera de la Trucha se trata de la mejor formación de Loro (Prunus Lusitanica L. subsp. Iusitanica) de España, especie relicta del Terciario se encuentra de manera muy dispersa por gran parte de la Península Ibérica, teniendo esta zona un elevado valor.
Los loros se encuentran dentro de uno de los geositios del Geoparque Villuercas Ibores-Jara, concretamente dentro del Sinclinal de Guadarranque-Gualija, ya que en esa garganta y más concretamente en el charco que da nombre a la garganta se pueden observar también las cuarcitas del Ordovídico superior, como se encuentran fracturadas y sus impresionantes desplazamientos.



La mejor época para poder visitar la Lorera de la trucha, bajo mi punto de vista es primavera , ya que sino eres alérgico a las gramíneas, tanto por las suaves temperaturas como por la variedad de especies vegetales ( peonías,rusco, helechos,multitud de orquídeas -Dactylorhiza elata, serapias entre otras…) y gran variedad de aves ,harán que los sentidos de la vista y olfato se nutran de la más variedad de colores y olores; también la garganta llevará bastante agua y será un atractivo más. El otoño es también una buena época para visitar la lorera, ya que para acceder a la misma , desde cualquier parte del camino una vez iniciada la ruta se pueden avistar multitud de ciervos, tanto en las fincas privadas aledañas a la ruta como en los terrenos gestionados por la Junta de Extremadura, y esta época coincide con la berrea de estos ungulados (septiembre-octubre) donde seguro que avistaremos gran cantidad de hembras de ciervos y algún macho que por estas fechas las cortejará, por tanto no solo las vistas de ciervos están casi aseguradas sino también escucharemos los sonidos atronadores de los berridos de los machos desde los barrancos y vegas donde se encuentran marcando territorio a otros adversarios y protegiendo su harén.



Para acceder a la lorera , nos tenemos que desviar pasados unos metros del pk 96 de la Crta EX-102 a la izquierda. Justamente en ese punto se encuentran unos merenderos en el mismo cauce del Arroyo de Guadarranquejo y al inicio del camino de tierra podemos observar un panel informativo de la ruta, con sus principales características. La ruta desde este punto hasta la lorera es de unos 19-20 km contando por supuesto que el mismo itinerario es para la vuelta, de ahí a organizarse para en función de las capacidades de cada uno y según el mapa tener claro el inicio de la ruta con la vuelta incluida, por tanto es ideal para hacer en bicicleta aunque el tramo de la garganta haya que hacerlo a pie, y como hemos indicado, para hacerla a pie perfectamente se puede dejar el coche en cualquier parte del itinerario.

Iniciada a la ruta a unos 400 metros nos encontramos una vivienda (Casa de las Pimenteras) donde la familia que lo habita viven allí desde hace varias generaciones, gente amable ante cualquier tipo de consulta o ayuda no dudarán en facilitarla, el tramo durante los primeros km no es de gran dificultad donde las encinas y el monte bajo acompañarán a ambos lados del camino, y donde tanto los rabilargos como arrendajos, delatarán nuestra presencia en sus dominios.
A unos 2 km Se encuentran la casa de Posada Vieja, vivienda de la finca privada del mismo nombre, aunque a ambos lados es terreno privado, no hay problema en continuar el camino , en esta zona podemos ver zona de pino y a la izquierda de nuestro itinerario iremos paralelo al río Guadarranque , desde el mismo camino podemos observar fresnos de gran tamaño , al igual que alisos que en época estival albergan gran cantidad de nidos de Águila calzada, y en función de la época del año llevará más o menos cantidad de agua.

Continuaremos el camino hacia adelante hasta encontrarnos con el inicio de la Finca Ventosilla, Coto Regional de Caza gestionado por la Comunidad Autónoma de Extremadura, aquí el paisaje se hace algo más salvaje y abrupto debido a la gran repoblación de pino , y donde la variedad de bosque Mediterráneo se hace más patente, brezos, madronas,algún castaño junto con encinas y alcornoques nos acompañarán durante este tramo de la ruta y donde las vegas o zonas llanas al borde del camino limpias de vegetación, albergarán a gran cantidad de ciervos donde en este tramo de la ruta se exhibirán de una manera más evidente y en mayor cantidad, su avistamiento está casi asegurado en esta zona.



Llegará un momento donde el camino se bifurcará una vez hayamos pasado bajo una galería de grandes cipreses y tomaremos el recorrido a la izquierda donde una vez pasado por encina de un pequeño puente que atraviesa el río Guadarranque continuaremos el camino hacia adelante con pequeñas zonas despejadas al lado del camino que se siguen mezclando con la repoblación de pino, así continuaremos hasta “El Vivero”, zona de almacenaje de la Guardería de la finca y donde antiguamente se albergaban perdices y conejos para posteriores repoblaciones, algunas de estas instalaciones en desuso están a la vista en este lugar; pasado “El Vivero”a unos 350 metros hay otra bifurcación del camino y hay que volver a cogerlo a la izquierda, para adentrarnos poco a poco en “Los llanos de la Trucha”, está ultimo tramo de la ruta es donde más subidas y bajadas nos vamos a encontrar y por lo tanto la más dura del recorrido; robles, fresnos, alisos, y espeso bosque mediterráneo nos guiarán hasta una parcela que tiempo atrás era antigua quesería tradicional donde los quesos maduraban bajo tierra, testigo de ellos son las chimeneas que emergen desde el mismo suelo visibles desde el camino, pasado esta zona y subiendo hacia la Garganta de la Trucha, es la zona donde se puede ver el Valle del Guadarranque en todo su esplendor, con sus extensas vegas desde las cuales de forma vertiginosa emergen soberbias sierras,y donde el relieve "apalachense" tan típico de la comarca de Las Villuercas y su geoparque se pueden observar perfectamente, después de hacer algún zig-zag y tras la subida al “Collado de la Celadilla”, nos toparemos con un hito informativo de la ruta que siguiéndolo tras un intenso descenso nos guiará al “Molino de la Trucha”, restos de adobe y prácticamente derruido dan constancia de lo que en su día fue una construcción destinada a la molienda de grano aprovechando el agua de esta garganta.
Una vez aquí nos encontramos en la parte más salvaje y exótica de la ruta, la Garganta de la Trucha, la espesura de vegetación,la abundancia de agua, su discurrir por la garganta, de como va lavando y aportando a las raíces desnudas y visibles de los árboles centenarios que se entrelazan y abrazan entre sí, su sonoridad ...





Subimos la garganta hacia arriba a unos 350 metros aprox, gozaremos de la lorera en su máximo esplendor, el bosquete de loros perfectamente conservados algunos de un diámetro y altura considerables se entremezclan y se asemejan a tentáculos de pulpos gigantes, aferrándose unos a otros, algún Mostajo (Sorbus Torminalis) querrá protagonismo y disfrutaremos del mismo.





Y si bajamos desde el Molino de la Trucha garganta abajo a unos 300 metros también disfrutaremos del sonido ensordecedor de la cascada y de la belleza del Charco de la Trucha; aguas retenidas detrás de un potente crestón de cuarcitas que se encuentran fracturadas transversalmente y a través de ellas las aguas de la garganta han excavado un profundo pasillo en el que se canalizan dando origen al Charco y a diferentes saltos escalonados., estaremos en zona de mirlo acuático (Cinclus cinclus) , martín pescador (Alcedo atthis), y algún Acebo ( Ilex aquifolium)se cruzará en nuestro camino.








RUTA EN GOOGLE MAPS   (Pinchar aquí)








2 comentarios:

  1. Conozco esa fantástica ruta, muy interesante Abel. Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  2. Conozco esa fantástica ruta, muy interesante Abel. Feliz Navidad

    ResponderEliminar